Blog

Cómo los catálogos virtuales mejoran la comercialización de materiales de construcción

ventajas de los catálogos virtuales

Inmersos de lleno en lo que muchos denominan la 4º revolución industrial, muchas empresas se enfrentan a un reto prioritario: innovar en tecnología. Y el sector de la construcción no podía ser menos.

Lejos de ahondar en la mejora de los procesos de producción, en esta ocasión abordaremos un único aspecto: la comercialización de materiales de construcción y su optimización gracias a las nuevas tecnologías.

 

Catálogos virtuales vs. Catálogos en papel

Cuando hablamos del proceso comercial de las empresas fabricantes, nos damos cuenta de que muchas de ellas aún cuentan con farragosos catálogos de productos.

Los catálogos, fundamentales para la venta, son herramientas que permiten la presentación detallada y concreta de los productos que ofrece cualquier empresa. Pero si hoy en día somos capaces de llevar en un mismo dispositivo como es el móvil, una larga lista de contactos y no cargar con un listín de teléfonos, la pregunta es obvia: ¿Por qué los fabricantes aún cargan con un catálogo impreso de productos? ¿Por qué no muestran sus productos ya digitalizados a través de un móvil o tablet?

Gracias a la creación de catálogos virtuales, ahora es posible mostrar los productos a través de cualquier dispositivo, tanto ordenador, como tableta o móvil de una forma mucho más seductora y dinámica, enriqueciendo, además, la experiencia de compra del cliente.

Veamos a continuación, algunas de las muchas ventajas que presenta este tipo de formato:

  • Espacio infinito. Los catálogos virtuales permiten incluir gran cantidad de información, así como actualizarla de manera inmediata siempre que se quiera, en comparación con las limitaciones que ofrece un catálogo impreso. Se pueden agregar nuevos productos, nuevas características… sin necesidad de volver a imprimir centenares de ejemplares.

 

  • Mayor nivel de interacción con el producto. Al contrario que ocurre con el formato impreso, el cliente puede interactuar con los materiales que le interesen, ampliando o reduciendo las imágenes, mostrando cómo quedaría uno u otro material en el espacio sobre el que están trabajando. Esta variedad de movimientos y facilidad para pasar de página entre unos productos y otros, es sumamente atractiva.

 

  • Reducción de costes. Obviamente los catálogos virtuales, a diferencia de los tradicionales, eliminan por completo los costos de papel, de impresión y de distribución. Igualmente, la facilidad que hemos comentado en el punto anterior para realizar cambios, ahorra infinidad de recursos, ya que no es necesario volverlos a imprimir para realizar las actualizaciones del catálogo.

 

  • Mejora de la satisfacción del cliente. En el caso de un estudio de arquitectura, este cliente podrá ver de manera inmediata, como quedaría su solución en un determinado proyecto, aumentando de esta manera su satisfacción y agilizando el proceso de venta. Igualmente, existe la posibilidad de vender la biblioteca virtual de tus productos a los estudios de arquitectura para que lo añadan a su portfolio para éste y otros proyectos.

En resumen, es más probable que un cliente elija un producto sabiendo previamente cómo queda en su proyecto, que únicamente imaginándoselo en papel.

[ssba]

Deja un comentario