Blog

Ventajas de los catálogos virtuales para los fabricantes de materiales de construcción

ventajas catálogos virtuales

La implementación de la tecnología BIM en la industria de la construcción ya no es una meta a alcanzar, sino una realidad. La digitalización del sector afecta no sólo al ámbito más conocido, como es el de los proyectos de construcción, sino también a otros colectivos como son los fabricantes de materiales.

Dejemos atrás la idea de que la digitalización solo consiste en BIM. Si nos adentramos en el mundo de los fabricantes, por ejemplo, una de las herramientas a tener en cuenta de cara al año 2019, son los catálogos virtuales. Estos catálogos se conciben como un modo de acortar la estrecha línea entre producto y servicio.

¿Cómo conseguimos este acercamiento? Un ejemplo de ello lo encontraríamos en las tiendas de ropa online. De forma sencilla, el comprador aprecia realmente cómo queda la prenda sin probársela con anterioridad a la compra. Adecuando esta situación al sector de la construcción, un arquitecto podrá comprobar de qué manera queda un producto en una superficie parecida a la real a través de la pantalla. Por ejemplo, el suelo de la ducha o los azulejos de la pared.

 

Una clara ventaja competitiva en el mercado

Analizando las decisiones que llevan a una compañía a invertir en innovación, podemos decir que todas están relacionadas directa o indirectamente con temas económicos, y el uso de los catálogos virtuales no iba a ser diferente.

Una de las razones principales para invertir es la de identificar algo, ya sea producto o servicio, que difiera de lo ya existente en el mercado. Este aspecto se cumple a la perfección ya que como hemos dicho anteriormente, en otros segmentos se utiliza habitualmente, pero en el actual aún no se ha hecho uso del mismo.

Otro aspecto a señalar es el de hacer atractivo el servicio que ofreces. Seguramente, a nadie le parecerá vistoso un saco de hormigón o una placa de aislamiento. Sin embargo, con el catálogo se puede crear el ambiente que se desee, para ver el resultado final aplicado nuestro producto, cumpliendo así con este requisito.

El sector de la construcción alberga un amplio margen de mejora y con apuestas tan innovadoras como ésta, puede resolver quebraderos de cabeza a más de un comercial o prescriptor que le cuesta mostrar al cliente por qué es mejor que la competencia o quedaría mejor su producto en el proyecto. Como dice el refrán, una acción vale más que mil palabras.

[ssba]

Deja un comentario